El debate sobre el origen del petróleo ha sido un tema de controversia desde hace al menos dos siglos. Existen dos posiciones enfrentadas, aquellos que sostienen el origen inorgánico del petróleo en el manto terrestre y aquellos que argumentan que su origen proviene de la descomposición de organismos vivos.

Para comenzar, expondremos los principios de esta teoría y en que investigaciones se sostiene para afirmar el origen no biológico del más que conocido combustible.

Danilo Antón, (doctor en Geografía de la Universidad Louis Pasteur de Estrasburgo y director de Investigaciones Geográficas de la Universidad de Guerrero (Méjico)) enuncia lo siguiente: “el petróleo contiene principalmente metano y carbón elemental, dióxido de carbono y carbonatos. La hipótesis abiótica sugiere que una gran cantidad de hidrocarburos hallados en el petróleo pueden ser generados por procesos no biológicos y ser expulsados fuera del manto a la corteza terrestre hasta escapar a la superficie o permanecer atrapados por estratos impermeables, formando yacimientos de petróleo”.

Dimitri Mendeliev, (creador de la Tabla periódica de los elementos, profesor de tecnología y química del Instituto Técnico de y catedrático de química en la Universidad de San Petersburgo) ya consideraba el origen no orgánico del petróleo.

Existen una gran cantidad de investigadores y expertos que apoyan esta teoría junto a los dos anteriores, pero a fin de no extender en exceso este ámbito no económico del artículo, los suprimiré y explicaremos el sostenimiento de la teoría desde las diversas áreas de estudio:

Desde el punto de vista geológico: Existen datos que no se sostienen en la hipótesis del origen animal del petróleo, como por ejemplo que la profundidad máxima a la que encontramos materia orgánica es de 5.500 metros y existen alrededor de 1000 campos petrolíferos extrayendo combustible en roca sedimentaria entre los 4.500 y los 10.500 metros. Otro argumento a favor se apoya en la existencia de pozos gigantes o de gran acumulación cuyo origen biológico sería impensable debido a la incapacidad de acumulación de tal cantidad de materia orgánica en tan reducido espacio. La extracción de hidrocarburos sobre roca basáltica es simplemente otro más de los argumentos a favor de la existencia de petróleo de ambos tipos.

Desde el punto de vista químico: El elevado contenido en helio de este producto hace evidente el origen no orgánico de algunos yacimientos.

Desde el punto de vista astronómico: Según Thomas Gold (astrofísico, profesor en la Universidad de Cornwell), los hidrocarburos están presentes en el universo desde sus orígenes al igual que en la tierra previamente a la aparición del primer ser vivo, además de en cuerpos celestes (asteroides, cometas…) y en planetas gaseosos como Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Dicho lo anterior, pese a no poder conocer la veracidad de esta teoría que nace allá por el S. XIX, sí que, como mínimo, añade algo de incertidumbre sobre el inamovible dogma acerca del origen fósil del petróleo y todos los problemas y conflictos que éste ha desatado a lo largo de la historia contemporánea.

Para comenzar, los precios del crudo se han visto alterados, casi siempre con tendencia alcista durante las últimas décadas (crisis del petróleo de 1973, 1979, 1990, etc) y resulta cuanto menos, inquietante ver como las grandes “crisis petrolíferas” que han hecho elevar los precios del, hasta la fecha, único combustible capaz de producir una energía eficiente en el sector de la automoción, han sido resultado de conflictos internacionales y guerras en el golfo pérsico y no tanto por escasez como se nos quiere hacer creer. En resumen, la principal causa que modifica los precios del petróleo es la incertidumbre a cerca de su disponibilidad por parte de los países importadores (la gran mayoría), mientras que los productores (OPEP) gozan de precios irrisorios debido a que mantienen reservas abundantes, otorgándoles un gran poder de modificación en los precios ya que, se trata de un bien muy inelástico.

No es menos cierto que con el afloramiento de los automóviles eléctricos, este poder negociador se está viendo mermado, ya que, se posicionan, tanto a nivel prestacional como de autonomía, por encima de los que usan la energía convencional y, por tanto, es más que probable que el parque móvil sea sustituido en cifras cercanas al 50% en los próximos 10 años.

Hecho este somero análisis de la situación energética actual, podemos imaginar cual sería la reacción de los mercados ante la corroboración de una teoría que diera al traste con todo lo establecido. Éstas serían, a grandes rasgos, las consecuencias de una mayor disponibilidad de petróleo:

A nivel internacional:

  • Desinversión en i+d para favorecer las energías renovables (la limpieza energética perdería magnitud ante la posibilidad de un petróleo muy barato).
  • Pérdida del monopolio petrolífero por parte de la OPEP que desencadenaría una espiral de pobreza en todos aquellos territorios como Arabia Saudí cuya dependencia del petróleo para financiarse es altísima.
  • Caída de los precios controlada con fuertes medidas de carácter impositivo.

A nivel nacional:

  • El déficit energético desaparecería. Es decir, tendríamos disponibilidad de petróleo nacional en caso de producirse en laboratorio y mas puntos de extracción disponibles que hasta la fecha no se han contemplado debido a la condición de origen orgánico.
  • Todos los sobreprecios en hidrocarburos irían destinados al estado y la industria petrolífera (en este caso probablemente nacional), es decir, despreocupación por el abastecimiento extranjero, seriamos autosuficientes energéticamente, uno de los grandes lastres de nuestra economía.
  • Abaratamiento de los transportes.

Para concluir, cabe decir que, a pesar de todas las ventajas que obtendríamos con la hipotética existencia de una mayor cantidad de petróleo (abiótico), el avance de las nuevas tecnologías dentro de la industria automovilística acabará por prescindir de este combustible, fósil o no. Aunque siendo también conscientes de que mas del 60% del precio del petróleo proviene de gravámenes y tasas especiales, podemos estar seguros de que los diferentes estados se las seguirán apañando para exprimir al máximo las necesidades energéticas del ciudadano de a pie.

https://es.wikipedia.org/wiki/Crisis_del_petr%C3%B3leo_de_1973
https://cincodias.elpais.com/cincodias/2016/09/30/empresas/1475258651_836435.html