Coautoría y publicación: estudio de investigación realizado en coautoría con la profesora Alarcón del Amo. El artículo ampliado ha sido recientemente publicado en la revista Enl@ce: Revista Venezolana de Información, Tecnología y Conocimiento, vol. 9, nº 2, 2012 (en prensa). Los coautores agradecen la colaboración realizada por el profesor .:

En los últimos años, la utilización de Internet como canal global de comunicación, ha provocado que los individuos hayan cambiado radicalmente su manera de interactuar entre sí, sus hábitos de ocio y sus formas de conocerse y relacionarse. Gracias a las tecnologías derivadas de la segunda generación de Internet, más conocida como Web 2.0 o Web Social, el consumidor se ha convertido en el principal protagonista de la Red (Celaya, 2008). El sitio web deja de ser un objetivo en sí mismo, para convertirse en una plataforma que posibilita la interrelación entre miembros activos de una comunidad que comparte un interés o necesidad afín. Gracias a esto, el usuario tiene un papel activo: ya no sólo accede a la información, sino que además aporta contenidos y conocimiento (Tapscott y Williams, 2007).

Dentro de la Web 2.0 existen varias herramientas, de las cuales, gracias a la importancia que están adquiriendo, podemos destacar las redes sociales virtuales (RSV), tales como , Tuenti, LinkedIn, etc. Estas RSV a pesar de ser una tendencia reciente, han atraído desde sus orígenes a millones de usuarios, muchos de los cuales las han integrado como parte de su actividad diaria.

La creación de redes sociales es un fenómeno que ha existido desde el comienzo de las sociedades (Barabasi, 2002). Todas las personas tendemos a relacionarnos, a formar grupos y, gracias a la tecnología, y más concretamente a estos sitios web de redes sociales, esta creación de lazos ha aumentado tanto cualitativa como cuantitativamente.

Gracias a la creciente importancia que están adquiriendo las RSV, tanto para las relaciones humanas como para las empresas, la finalidad general de esta investigación consiste en contribuir al marco de conocimiento existente acerca del comportamiento de interacción del usuario en Internet, y más concretamente en la Web 2.0, así como analizar las diferencias en el comportamiento en la Web por parte de los internautas que son usuarios de RSV y de aquellos que no lo son, analizando si existen diferencias significativas en su uso y descubrir las motivaciones que les llevan a participar.

Análisis y resultados. Usos de Internet y adopción de herramientas Web 2.0

A continuación procedemos a analizar, de forma descriptiva, el nivel de adopción y uso de Internet, de las herramientas Web 2.0 y de las RSV por parte de los internautas españoles. Así como los diferentes comportamientos y usos entre los internautas usuarios y no usuarios de RSV, y entre dichos usuarios.

Según nuestro estudio, se observa que la mayoría de dichos individuos son usuarios antiguos de Internet. Además, existe asociación1 entre ser usuario de RSV y la antigüedad de uso de Internet, siendo los usuarios de RSV los que más antigüedad poseen (el 61,4% de los usuarios de RSV son usuarios de Internet hace 8 años o más, mientras que en los no usuarios es el 46,5%).

Analizando la frecuencia con la que acceden a Internet desde diferentes lugares y dispositivos, obtenemos que únicamente existe relación entre ser usuario o no de RSV y el acceder mediante teléfono móvil, siendo superior este acceso por parte de los usuarios de RSV (26,3% frente a un 13,9%).

El uso de Internet ha aumentado principalmente en detrimento del tiempo empleado de estar sin hacer nada (concretamente por el 60% de los internautas), viendo la televisión (57,8%), búsqueda de información en bibliotecas, catálogos, etc. (38,8%), leer (35,4%), practicar deporte (21%), dormir (20,6%), estudiar (16,2%), oír la radio (13,6%), ir al cine (13,4%), trabajar (10,2%) y pasear, salir con los amigos, estar con la pareja (9,4%). Sin embargo, no existe relación entre ser usuario o no de RSV y las actividades a las que se les dedica menos tiempo en detrimento de Internet, excepto en el caso de ver la televisión y buscar información en bibliotecas, catálogos, etc., en las que existe un mayor porcentaje de usuarios de RSV que ha disminuido su tiempo (un 60,2% de usuarios de RSV frente a un 48,5% de no usuarios, y un 42,6% frente a un 23,8%, respectivamente).

Existen múltiples y variadas herramientas de Internet, que pueden ser utilizadas por el usuario para obtener información (como en la Web 1.0) o para generar contenido (como en la Web 2.0). En la figura 1 se observa el grado de frecuencia en la que los diferentes internautas (diferenciando entre usuarios de las RSV como no usuarios) emplean distintas herramientas de Internet, que son utilizadas principalmente para obtener información o comunicarse.

Se observa que para todas las herramientas de Internet existe un mayor porcentaje de usuarios de RSV que las usan, así como con mayor frecuencia. Sin embargo, el uso de todas las herramientas no depende de ser o no usuario de una RSV, simplemente existe asociación con respecto a la utilización de programas de mensajería instantánea, visualización y escucha de archivos vía Internet, intercambio de archivos peer to peer/P2P, consulta de información en los foros, consulta de blogs, transferencia de ficheros en red (FTP), consulta de wikis y realización de llamadas telefónicas por Internet (telefonía IP). Es decir, las herramientas de Internet utilizadas indistintamente por los usuarios y no usuarios de RSV, son el correo electrónico (el cual es usado por todos los Internautas), la suscripción a determinadas alertas, consulta de opiniones sobre productos, noticias, etc., consulta de listas de distribución y la utilización de la atención personalizada en la Red mediante avatares. Nótese que todas estas aplicaciones recogidas en la figura 1 se refieren a una participación en la que el usuario simplemente es receptor de información, no generador de contenido.

Por otra parte, en la figura 2 se recoge la frecuencia de uso de herramientas Web 2.0, en la que los internautas participan de una manera activa generando contenidos en la Web. Se detecta la existencia de un menor porcentaje de internautas, tanto usuarios como no usuarios de RSV, que generan contenido y, quienes lo hacen, la frecuencia de su uso es menor que en la participación de forma pasiva en otras herramientas de Internet.

Aunque existe un mayor porcentaje de usuarios de RSV que de no usuarios que utilizan de una forma activa estas herramientas, cabe destacar que el mayor o menor uso de éstas no está asociado con ser o no usuario de RSV, excepto para el caso de incorporar contenidos al propio blog y comentarios a blogs de otras personas.

Concretamente, las actividades desarrolladas por un mayor número de internautas, independientemente de la mayor o menor frecuencia de uso, son la de crear y/o enviar archivos a través de Internet (83,9%) y expresar opiniones y valoraciones sobre productos, noticias, curiosidades, etc. (83,9%), seguidas por la de participar en foros (80,2%), enviar mensajes a listas de distribución dentro de comunidades o grupos (69,9%), incorporar comentarios en blogs de otros individuos (63,4%), diseñar y/o adaptar productos o servicios (47,2%), incorporar contenidos al propio blog (45,8%) e incorporar contenidos en wikis (39,6%).

Conclusiones y recomendaciones

La rápida adopción de las nuevas tecnologías sociales ha hecho que Internet se convierta en uno de los más importantes canales de distribución para muchas empresas (Celaya, 2008). Si antes Internet servía básicamente como canal de búsqueda y oferta de información, con la llegada de la Web 2.0 se ha transformado en un lugar donde se premia a las compañías que ofrecen una personalización de sus contenidos y la posibilidad de crear comunidades para colaborar y compartir. La mayoría de los consumidores descubren nuevos bienes y servicios en la Web Social y, además, algunos de ellos deciden comprarlos.

Concretamente las RSV, a pesar de ser una tendencia reciente, han atraído desde su introducción a millones de usuarios, muchos de los cuales han integrado estos espacios virtuales de interacción en sus prácticas cotidianas, posicionándose como uno de los medios de comunicación online más populares en la Red.

Los internautas usuarios de RSV son los más activos en la Web 2.0, utilizan mayor número de herramientas sociales y con mayor frecuencia. Este porcentaje de usuarios Web 2.0, o más concretamente de usuarios de RSV está creciendo y seguirá creciendo de una forma exponencial, por lo que las empresas deben subirse a este barco y aprovechar las ventajas que les ofrece.

Desde el punto de vista de marketing y la comunicación, la importancia de estas RSV para la empresa resulta evidente y crece día a día por diversos motivos. En la Web 2.0 en general y en las RSV en particular, los propios consumidores pueden influir en la percepción de otros consumidores mediante las conversaciones intercambiadas en dichas redes, recomendaciones, comentarios, ratings, entre otras. Por otro lado, la empresa puede utilizarla como una herramienta de investigación de mercados, si navega a través de ellas puede descubrir los gustos, deseos, preocupaciones, necesidades, comportamientos, etc. de los individuos que interactúan en ellas, así como su perfil sociodemográfico, pudiendo localizar a sus clientes objetivos y dirigirse exclusivamente a ellos. Además, la empresa puede tomar parte activa en esta Web Social convirtiéndose en una empresa 2.0, participando de forma activa en sitios de redes sociales existentes o creando su propio servicio de redes sociales, pudiendo favorecer así la creación de lazos afectivos y sentido de pertenencia a un grupo por parte del consumidor, lo que permite aumentar la lealtad hacia esa organización que desarrolla la red.

Referencias bibliográficas. Para cualquier consulta contacte con Carlota.Lorenzo@uclm.es


  1. Para determinar la existencia de asociación o relación entre dos variables se ha utilizado la prueba de independencia chi-cuadrado. En esta prueba la hipótesis nula que se contrasta es que no existe asociación entre dos variables. En este caso concreto, se rechaza la hipótesis nula y, por tanto, se puede concluir que la antigüedad de uso de Internet y el ser o no usuario de RSV no son variables independientes, sino que están relacionadas.