España, como país signatario del , se compromete a contener el volumen de emisiones de CO2 en el periodo 2008-2012 en un +15% sobre los volúmenes de 1990. En 2008, las emisiones de CO2 en la economía española exceden en un 20,9% estos límites.

Desde 2008 hasta la actualidad España se ve inmersa en una profunda crisis económica que estanca el crecimiento del PIB determinantemente. Además, y por otro lado, desde 2005, se han implementado una serie de políticas energéticas y medioambientales que pretenden contener las emisiones de la economía española. El desarrollo y los principales efectos de dichas políticas están teniendo lugar en los últimos años. Crisis económica e implementación de políticas, ante estas dos cuestiones, podemos prever un potencial reductor de emisiones en la economía española. Cabe por tanto preguntarnos: ¿Cumplirá o se acercará España a los compromisos de Kioto en el periodo señalado? ¿En qué medida será la crisis económica o las políticas medioambientales las que nos acerquen?

IPCC señala que, al margen de cuestiones demográficas, los dos motores de evolución de las emisiones de CO2 en las economías desarrolladas son: el crecimiento económico y las tendencias estructurales de cambio técnico. Con el fin de poder responder a las preguntas que nos planteamos y seguir la línea que IPCC nos marca, plantearemos un modelo input-output extendido de predicción de las emisiones de CO2 para la economía española, que incluye la posibilidad de modelizar y estimar este tipo de variables. Por un lado, nos permite simular cambios en el ritmo de crecimiento económico, tanto para el conjunto de la economía como para cambios estructurales de la demanda (expansión o estancamiento de sectores clave). Por otro lado, permite introducir tendencias estructurales de cambio técnico que promueve la implementación de políticas medioambientales (nuevas normativas de aislamiento de edificios) o energéticas (promoción de las energías renovables en el mix energético nacional).

Grosso modo, tres son los pilares metodológicos sobre los que se asienta nuestro estudio. Inicialmente planteamos un modelo post-keynesiano de equilibrio general computable de predicción de la demanda de energía. Las principales características de dicho modelo pueden ser consultado en Dejuán et al. (2013) y en Dejuán y Zafrilla (2009). La conversión de los resultados de este modelo (expresados en millones de euros) en emisiones de CO2 la haremos, siguiendo la literatura de referencia al respecto (Treolar, 1997, Dietenzbacher y Mukhopaday, 2007 y Acquaye y Duffy, 2010), y en base a los datos de IPCC al respecto de factores de emisión por tipo de bien energético1. Partiendo de los factores de conversión calóricos de cada producto (TJ/kt llevado a combustión) y de los factores de conversión de carbono (tC/TJ) podemos obtener un factor de emisión de tCO2/kt que multiplicado por los precios de cada bien energético, nos permita convertir en emisiones las principales salidas de nuestro modelo. Por último, estimaremos las emisiones de CO2 del conjunto de ramas de la economía española bajo el criterio de responsabilidad del productor2, establecido en el Protocolo de Kioto como criterio de asignación de emisiones, tal y como la literatura de referencia al respecto establece (Munksgaard y Pedersen, 2001 y Cadarso et al., 2012).

Para llevar a cabo nuestro estudio, planteamos la simulación de cuatro escenarios diferentes (Tabla 1) con el fin de conocer los efectos que tiene, sobre los resultados, la inclusión o no de cambios en las variables principales del modelo.

TABLA 1: RESUMEN DE LOS PRINCIPALES ESCENARIOS.

Crecimiento Económico Sector de la Construcción Precios del crudo y del gas Tendencias estructurales
Escenario S1 Recesión Estancamiento Contantes Excluidas
Escenario S2 Recesión Estancamiento Contantes Incluidas
Escenario S3 Recesión Estancamiento Incremento Incluidas
Escenario S4 Crecimiento Crecimiento Incremento Incluidas

Fuente: Extraído de Zafrilla et al. (2012).

Los principales resultados de nuestra simulación S3 (la más relista) muestran una mejora de la intensidad energética y medioambiental marcada desde 2005 hasta la actualidad. Este resultado, en línea con los mostrados en Mendiluce et al. 2010, se debe, principalmente, a la importante sustitución de fuentes energéticas que ha tenido lugar en España en los últimos años.

El análisis por tipos de productos nos devuelve:

  • Productos derivados del petróleo: se observa cómo la demanda, y por tanto las emisiones de CO2, de este tipo de productos es muy estable. Considerando incluso las tendencias estructurales de cambio técnico y la crisis económica, la demanda de este tipo de bienes cae, pero a un ritmo ralentizado. Esta alta dependencia del consumo de productos petrolíferos, la cual no se ve alterada en el periodo considerado, marcará el alto volumen de emisiones que presenta la economía española.
  • Gas: España ha asistido, en los últimos años, a un importante proceso de gasificación de la economía, ya sea a nivel residencial (instalación de sistemas de calefacción basados en el gas natural) o industrial (irrupción en el mix eléctrico nacional de los ciclos combinados de gas natural). De ahí que las tendencias de las emisiones observadas sean positivas, al contrario del resto de bienes energéticos, aun considerando los escenarios de crisis económica.
  • Carbón: se observan las tendencias de evolución de emisiones más negativas de los tres bienes considerados. Estas tendencias están motivadas por la paulatina desaparición de este producto del mix energético nacional3. Las directrices que provienen de en materia medioambiental, derivadas del alto poder contaminador de dicho producto, motivan dichos resultados.

En materia de cumplimiento o no con los objetivos comprometidos en la firma del Protocolo de Kioto, los principales resultados se encuentran contenidos en la Tabla 2. A modo de resumen podemos decir que si España no hubiera entrado en crisis económica, y se hubieran dado la coyuntura económica simulada en el escenario S4, las emisiones en 2012, y en el promedio 2008-2012, hubieran superado con creces (25,5 y 22,4% respectivamente) los límites pre-establecidos. Sin embargo, el escenario S3, el más realista y cercano a la coyuntura actual, presenta un volumen de emisiones en 2012 de un +0,9% sobre los niveles de 1990, y de un +8,3% en el promedio 2008-2012. A pesar de estar por encima de los límites, España cumplirá con los objetivos del Protocolo de Kioto pues a lo largo de este periodo ha podido compensar dichos excesos de emisiones a través del uso de otros mecanismos de reducción y contención de emisiones considerados por el Protocolo de Kioto. Estos mecanismos son la compra de derechos de emisión en el mercado de derechos de la UE (factura de casi 850 millones de euros hasta 2012) y la puesta en marcha de mecanismos de desarrollo limpio (MDL) consistentes en la inversión en energías limpias en países en vías de desarrollo.

TABLA 2: PRINCIPALES RESULTADOS SOBRE VOLUMEN DE EMISIONES DE CO2.

Volumen de emisiones Exceso de emisiones respecto de 1990 Exceso de emisiones promedio 2008-2012
2008 315.025.969 20,90% ——
Escenario S1 2012 286.638.436 10,00% 13,91%
Escenario S2 2012 266.639.705 2,40% 9,00%
Escenario S3 2012 262.847.673 0,90% 8,34%
Escenario S4 2012 326.932.713 25,50% 22,42%

Fuente: Extraído de Zafrilla et al. (2012).

Principales conclusiones:

  • España cumplirá con sus objetivos medioambientales a pesar de exceder en un +8,3% sus límites, por el uso de otros mecanismos de compensación establecidos por el propio Protocolo de Kioto.
  • La importante reducción de emisiones mostrada en nuestro escenario S3 está explicada en un 41% por la crisis económica y en un 59% por la implementación de políticas medioambientales y energéticas. Comparando este resultado con los obtenidos en Roca y Serrano (2005), centrados en el periodo 1995-2000, se observa como los efectos del establecimiento de políticas sobre la reducción de emisiones han sido mucho más relevantes en los últimos años, incluso por encima de los efectos propios del estancamiento de la producción de un país.
  • España presenta una alta dependencia del consumo de productos petrolíferos, la cual motiva su elevado volumen de emisiones. Sin embargo, el sector eléctrico presenta una mejora de la eficiencia medioambiental, debido a la introducción de las energías renovables y a la sustitución de fuentes energéticas, ejemplo de ello es la desaparición del carbón y la irrupción del gas a través de los ciclos combinados.
  • En términos de políticas, promover el eco-etiquetado, con el fin de transferir la responsabilidad del productor al consumidor de bienes, una reforma del mercado de emisiones de la UE, o imponer impuestos a los bienes que provienen de economías emergentes (los conocidos como Border Tax Adjustments) son algunas de las soluciones propuestas en el trabajo.

Más detalle sobre este artículo en: Zafrilla, J.E., López, L.A., Cadarso, M.A. and Dejuán, O. (2012): “Fulfilling Kyoto Protocol in Spain: A matter of economic crisis or environmental policies?”, Energy Policy, volume 51, pages 708-719. Además este trabajo fue galardonado con el uno de los dos premios al mejor póster, en la rama de Ciencias Sociales, de las II Jornadas de Doctorado de la , Toledo, noviembre de 2012. Consulta del poster aquí.

REFERENCIAS:

  • Acquaye, A. A. y Duffy, A. P. (2010): “Input - output analysis of Irish construction sector greenhouse gas emissions”, Building and Environment, vol-45, pp 784-791.
  • Cadarso, M.A., López, L.A., Gómez, N. y Tobarra, M.A. (2012): “International trade and shared environmental responsibility by sector. An application to the Spanish economy”, Ecological Economics, in press.
  • Dejuán, O. y Zafrilla, J.E. (2009): “An Energy AGE model”, Documento de Trabajo nº 8, DAEF, UCLM, Albacete.
  • Dejuán, O., López, L.A., Tobarra, M.A. y Zafrilla J.E. (2013): “A Post-Keynesian Energy AGE Model”, Economic Systems Research, forthcoming.
  • Dietzenbacher, E.y Mukhopadhyay, K. (2007): “An Empirical Examination of the Pollution Haven Hypothesis for India: Towards a Green Leontief Paradox?”, Environmental & Resource Economics, vol-36, nº 4, pp 427-449.
  • Mendiluce, M., Pérez-Arriaga, I.y Ocaña, C. (2010): “Comparison of the evolution of energy intensity in Spain and in the EU15. Why is Spain different?”, Energy Policy, vol-38, pp 639-645.
  • Munksgaard, J. y Pedersen, K. A. (2001): “CO2 accounts for open economies: producer or consumer responsibility?”, Energy Policy. Vol-29, pp 327-334.
  • Roca, J. y Serrano, M. (2007): “Income growth and atmospheric pollution in Spain: An Input - Output approach”, Ecological Economics, vol-63, pp 210-243.
  • Treolar, G.J. (1997): “Extracting Embodied Energy Paths from Input–Output Tables: Towards an Input–Output-based Hybrid Energy Analysis Method”, Economic Systems Research, vol-9, nº 4, pp 375-391.
  • Zafrilla, J.E., López, L.A., Cadarso, M.A. y Dejuán, O. (2012): “Fulfilling Kyoto Protocol in Spain: A matter of economic crisis or environmental policies?”, Energy Policy, volume 51, pages 708-719.

  1. Los tipos de bienes energéticos considerados han sido: Productos derivados de petróleo: gasolinas, gasóleos, querosenos, fueles, GLP y naftas y otros productos, Gas y Carbón: Antracita y Lignito pardo y negro. 

  2. Criterio que hace responsable a un país de las emisiones de CO2 que tienen lugar dentro de sus fronteras. Es decir, las que se producen y demandan internamente, así como las que se producen domésticamente y son exportadas. 

  3. Cabe resaltar, tal y como se destaca en el artículo original, que el Real Decreto 134/20101, conocido como decreto del carbón de 2010, que pretende primar, temporalmente, el uso de carbón nacional, maquilla tanto la tendencia a la desaparición de este producto del mix energético como sus emisiones relativas. Dado que consideramos las consecuencias de este decreto temporales, los posibles cambios coyunturales motivados por dicho decreto no serán introducidos en nuestras tendencias, asumimos que dichas tendencias son estables en el medio plazo. Como nota decir que a mediados de 2011 dicho decreto fue revocado.