En estas líneas, voy a contar mi opinión sobre la ciudad de Varsovia (Polonia), en la que fui estudiante Erasmus durante 6 meses. Mi intención es animaros a conocerla y que mis conocimientos sobre ésta puedan servir a todos aquellos que quieran visitar o vivir en esta ciudad.

Nada más aterrizar nos encontramos con el primer problema, el alojamiento. En el mes de Septiembre es complicado si no lo planificas con tiempo suficiente. Además, te puedes encontrar con la dificultad del idioma y la falta de experiencia en la búsqueda de alojamiento. Ello supuso algunas dificultades con las que no contábamos, ni yo ni mis compañeros con los cuales realicé mi estancia en Varsovia.

Una vez encontramos alojamiento (piso compartido), empezamos a visitar la ciudad, la cual me sorprendió muy gratamente, ya que como a mucha gente le ocurre tenía una idea equivocada de la vida en Polonia.

En mi opinión, algunas de las cosas más bonitas de esta ciudad es el casco antiguo, sobretodo cuando atardece, ya que recuerda a las películas antiguas debido al clima, los tonos en las plazas y calles que componen la ciudad y, en especial, por los músicos callejeros, que tocan melodías bastante nostálgicas. Además, quiero destacar la existencia de abundantes parques. Si tuviese que elegir alguno, elegiría el parque de Lazienki, uno de los parques más grandes. Cubre 80 hectáreas y está situado en el corazón de la ciudad. En el podemos encontrar el famoso palacio sobre el agua, el célebre monumento de y poblado por diferentes animales como pavos reales, patos, cisnes, ardillas (las cuales se dejan tocar, siempre que les des comida) y hasta un zorro.

Y, por supuesto, el palacio de la cultura, o, como todos los llamamos, el Gran reloj, punto de referencia de los primeros días para todos los extranjeros.

El trasporte en la ciudad era bastante barato en comparación con el trasporte en Madrid o en otras ciudades españolas, aunque si bien es cierto que los estudiantes contamos con un descuento del 50%. El trasporte en metro solo cruzaba la ciudad de Norte a Sur, aunque, próximamente, existirá otra línea que cruzará la ciudad de Este a Oeste, ya que el estadio construido para la Eurocopa se encuentra al este de la ciudad cruzando el río.

En cuanto a la comida es mucho más barata que en España. Comer en un buen restaurante no supone mucho más de 15 € por persona. En un restaurante normal puedes comer por 8€ o incluso menos. Os recomiendo un restaurante llamado “U Szwejka”, el logo es un hombre bastante rellenito, lo que ya nos indica la abundancia de sus platos; es uno de los restaurantes más baratos y, en mi opinión, realmente bueno.

Realice mis estudios en una universidad privada, Akademia Leona Kozminskiego. Es una universidad asociada de Oxford y el nivel de exigencia es bastante alto, aunque tengo que reconocer que algo más bajo que el exigido en España.

Los ciudadanos polacos, en general, son muy amables y te ayudan en todo lo que pueden. Además mucha gente habla español, ya que en Polonia la mayoría de la gente sabe hablar dos o tres idiomas.

Por estos motivos, os animo a viajar como Erasmus o, simplemente, visitar la ciudad. Las Eurocopa puede ser la excusa perfecta.