¿Cómo afronta Abycine la crisis económica? ¿De donde salen los fondos para sufragar el Festival? ¿Cree que cuenta con todos los apoyos que se merece, tanto por parte de las instituciones como de los ciudadanos?

La crisis la afrontamos como todo el mundo, duramente, con recortes importantes en el presupuesto pero lo importante es que el proyecto se mantiene con la estructura que ahora tiene. Los fondos vienen del Ayuntamiento, Diputación y básicamente, además hay varios colaboradores y patrocinadores de aquí y de fuera. También los ingresos por taquillas que genera el Festival. Además hay otras donaciones y pagos en especia.

El Festival aporta una imagen cultural y moderna de Albacete. Estos años se han conseguido grandes actos, paso por aquí de gente importante. Se ha colocado Albacete en el mapa cultural, que antes no estaba. Tiene unos niveles de prestigio y asistencia que para el presupuesto que tenemos son muy buenos.

¿En qué consiste exactamente el Festival de cine? ¿Es una exposición de cortos y largometrajes? ¿Es una entrega de premios?

El Festival de cine es un punto de encuentro para, no solo para ver películas que normalmente no llegan a la cartelera de una ciudad, sino también para descubrir, dependiendo de cada temática, en nuestro caso es una puesta por el corto y por el cine independiente, tanto nacional como internacional. A raíz de esto se va desarrollando la programación con distintos niveles de enfoque, le damos mucha importancia al talento local y regional.

El año pasado, Abycine contó más de 13.000 espectadores ¿el objetivo es superar esa cifra a pesar de los recortes? Superar esa cifra sería un milagro al tener menos días y menos sesiones, pero por los números que llevamos puede que estemos bastante cerca de esa cifra, que sería un éxito muy notable.

¿Considera que está lo suficientemente arraigado en la ciudad?

Por una parte creo que sí, es un Festival muy conocido, muy apreciado, tiene una militancia muy importante de público pero también es verdad que el Festival tiene unos recursos limitados que nos imposibilita llegar a más público en cuanto a publicidad, pero para el tamaño de la ciudad que tenemos, creo que el Festival es bastante conocido.

¿Qué le aporta el Festival a la ciudad y que le aporta la ciudad al Festival?

El Festival aporta presencia en imagen y proyección exterior a un nivel importante, y en Albacete es muy importante esto porque no tiene apenas esa proyección y en el mundo de la cultura menos. Le posibilita un movimiento de gente, tanto de aficionados como trabajadores del cine, que vienen a la ciudad durante la semana, que la descubren y la viven durante el Festival y, por lo tanto, se dejan unos recursos económicos en sectores como hostelería, ocio, turismo… Además los ciudadanos de Albacete son unos privilegiados por disfrutar de un Festival que otras ciudades mayores no tienen. Desde el punto de vista cultural, es una apuesta importante.

La ciudad se suele implicar bastante con el Festival, hay muchos colectivos que colaboran con Abycine, con el tema educativo hay muy buena relación, con instituciones y centros públicos.

Ud. ha hablado de una alianza con el Festival de Sitges ¿en qué consiste exactamente?

Consiste en un hermanamiento con el Festival para conjugar una programación que se ha visto en el Festival de Sitges que ha terminado recientemente. Hemos traído películas que han ganado premios importantes y existe una relación de apoyo de Sitges a Abycine.

¿Cuál es la relevancia del Festival a nivel nacional? ¿Qué queda para conseguir de Abycine un festival de primer nivel? ¿Son factibles esos objetivos con el presupuesto actual?

Tiene una importante relevancia en función de ser un Festival pequeño, no tiene nada que ver con los festivales que la gente puede conocer; San Sebastián, Málaga o Sitges, estos son festivales de dos millones de euros para arriba. El de San Sebastián son ocho o nueve millones de euros de presupuesto. Abycine tiene un presupuesto infinitamente inferior, entre 50.000€ y 75.000€. No obstante, por el trabajo, por la historia… está muy bien considerado, por el Ministerio de Cultura, por la , por la profesión… y facilita que al mundo de los cortos les guste exhibir sus obras aquí. Para llegar a ser más importante a nivel nacional, es decir, llamar más la atención de medios y público, se trata de una cuestión de tamaño, básicamente de recibir más apoyos.

En nuestra ciudad, hay muchos jóvenes que quieren colaborar con Abycine ¿cómo podrían hacerlo?

Hay varios programas, está el programa de voluntariado local, organizado por el , donde se desarrollan varias tareas, también creando cortos para el apartado local y además el joven que tenga interés por el cine, que se acerque al fetival y se estimule.

Albacete es una ciudad muy cómoda para vivir pero ¿es una buena cuna para los artistas, ya sean cineastas, músicos o escritores? Si algún joven albaceteño tiene algún proyecto en mente ¿a dónde podría ir para pedir consejo?

Albacete tiene un déficit cultural considerable, no hay suficientes apoyos a nivel institucional. No obstante hay una importante cantera de artistas en relación al tamaño que tiene; hay una cantera de músicos buenísima de hace más de 30 años, que han sido incluso referentes nacionales; hay una buena cantera de escritores, tanto jóvenes como mayores, con premios importantes a nivel nacional. En cuanto a cineastas hay gente que ha empezado en Abycine y que ahora están en Madrid intentando hacer su película, incluso algunos la han hecho ya. En cuanto a nivel de artista de creación, creo que sí hay un nivel aceptable para ser una ciudad pequeña, en el panorama general de cultural hay déficit.

Un joven tiene que aprovechar lo que hay, si existe el Festival debe acercarse, conocer el mundillo, el Festival sirve para eso, para que se encuentren los creadores.